Una infección sexual silenciosa

Por IdLgr19

Por Brenda Schönfeld

Chlamydia trachomatis es una bacteria que causa una de las infecciones de transmisión sexual más frecuentes de la actualidad. Una investigación de la Universidad Nacional del Litoral detectó un alto número de contagios en jóvenes asintomáticos aplicando la técnica de PCR para su diagnóstico.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada día se producen más de un millón de infecciones por contacto sexual que podrían evitarse simplemente con el uso adecuado de un preservativo. Las infecciones de transmisión sexual (ITS) pueden ser causadas por distintos virus, bacterias y parásitos que se transmiten entre personas durante el encuentro sexual. En la actualidad, la sífilis, la gonorrea, la tricomoniasis y la clamidiasis son las afecciones infectocontagiosas más frecuentes. Según cifras de la OMS, una de cada 25 personas padece alguna de estas enfermedades (y muchas ni siquiera lo saben). Es importante resaltar que estas cuatro ITS se pueden prevenir, tienen tratamiento médico y son curables. No obstante, si son ignoradas, pueden provocar enfermedades crónicas y graves.

Así, las ITS son una epidemia silenciosa que aumenta su incidencia, mientras una parte de la sociedad continúa subestimando y hasta estigmatizando sus consecuencias. En este sentido, se estima que hay un avance de contagios de esta bacteria en jóvenes universitarios asintomáticos de 18 a 30 años. Estos datos se desprenden del trabajo de tesina de grado realizado por Florencia Doná, graduada de la Licenciatura en Biotecnología, que también propuso una nueva forma de detección no invasiva mediante la técnica de PCR. La investigación se desarrolló en la cátedra de Bacteriología Clínica de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la Universidad Nacional del Litoral (FBCB-UNL), la cual brinda un Servicio Altamente Especializado a Terceros (SAT) donde se realiza el diagnóstico de Chlamydia trachomatis (CT) en muestras de exudados genitales (endocervicales femeninos y uretrales masculinos).

¿Qué es Chlamydia trachomatis?

Es una de las bacterias más importantes causantes de infecciones de transmisión sexual. Se contagia a través del sexo anal, vaginal u oral con una persona infectada. También se transmite de persona gestante al bebé por medio del canal de parto. “La infección por CT puede ser asintomática en mujeres y varones y, si no se detecta precozmente para un tratamiento adecuado, puede desencadenar en complicaciones genitales severas y hasta podría ser causa de infertilidad”, explica Doná.

Sin embargo, su presencia puede aumentar el riesgo de contraer el virus de la inmunodeficiencia humana y del papiloma humano, además puede provocar infecciones genitales y embarazo ectópico. Se cura con un tratamiento de antibióticos recetados por un médico clínico, no obstante, las reinfecciones suelen ser muy frecuentes.

Un diagnóstico seguro

El trabajo de Doná tuvo el objetivo de aplicar la técnica de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para el diagnóstico de CT en el primer chorro de orina en jóvenes universitarios asintomáticos de la FBCB, y así poder determinar la prevalencia de esta bacteria en ese grupo poblacional. La biotecnóloga asegura que “la PCR es una técnica muy innovadora, tiene alta sensibilidad, reproducibilidad y eficiencia. Además, nos permite obtener resultados confiables en poco tiempo y fáciles de analizar”.

Los hallazgos de la investigación tienen un alto impacto en la salud pública, ya que de 209 muestras, 13 dieron positivo de CT, dando como resultado una prevalencia global del 6,2%. Además, mediante encuestas anónimas se obtuvo que el 72,8% de las mujeres y el 72,2% de los varones no utilizan preservativo al momento de mantener relaciones sexuales. “Consideramos que es imprescindible la educación, no solo en las escuelas sino también en los hogares, enfatizando siempre en la importancia del sexo seguro. Hay que investigar los contactos sexuales de los pacientes y detectar los portadores asintomáticos por medio de la vigilancia epidemiológica. Dar a conocer las características clínicas de las infecciones de transmisión sexual, el riesgo que se corre al adquirirlas e insistir en el uso correcto de preservativos”, afirma Doná

Educación sexual

Pareciera ser que se trata de una infección sexual silenciosa, no solo porque en muchos casos no presenta síntomas, sino también porque una parte de la sociedad nunca escuchó sobre su existencia y desconoce sus peligros. Sin embargo, la única forma de revertir estas cifras preocupantes es a través de la educación sexual y la concientización. “Hoy en día sucede que el objetivo de cuidarse es solo prevenir embarazos y se están olvidando de las infecciones que pueden ocasionar infertilidad e incluso algunas hasta la muerte. Por eso, es fundamental generar conciencia en la población”.

Para la prevención de CT o de cualquier otro agente causante de ITS, es indispensable el uso de preservativos que sean de calidad y que estén bien conservados. La investigadora explica que existen preservativos masculinos y femeninos, y que hay que utilizarlos correctamente, verificando la fecha de vencimiento, comprobando con las yemas de los dedos que dentro del paquete haya lubricante y abrirlo por la ranura con los dedos, nunca con los dientes. Una vez usado, hay que retirarlo correctamente y tirarlo en el cesto de la basura, no así en el inodoro o en la vía pública.

Florencia Doná junto con parte de la cátedra de Bacteriología Clínica (FBCB-UNL)

 

Florencia Doná se graduó de la Licenciatura en Biotecnología en 2020. Su tesina se denominó “Detección de Chlamydia trachomatis mediante PCR en el primer chorro de orina de jóvenes universitarios asintomáticos” y estuvo bajo la dirección de Emilce de los A. Méndez y codirección de María Alejandra Mendosa. Actualmente cursa el Doctorado en Ciencias Biológicas en el Instituto de Salud y Ambiente del Litoral (ISAL), UNL-CONICET.

Related Posts

Dejá un comentario